«Jorge Edwards era un maravilloso cronista de ciudades, pues sus libros atesoran memorables cartografías literarias de Santiago, La Habana, Río de Janeiro, Madrid y —sobre todo— París»

Jorge Edwards y Fernando Iwasaki, en Sevilla en 2005 Pepe Ortega

Fernando Iwasaki

Jorge Edwards ha fallecido en su casa de Madrid, mientras sesteaba entre sus libros y apuntes, que ahora mismo se me antojan como las coles de aquel huerto donde su amado Montaigne deseaba morir. Su muerte me impele a realizar el balance de una …

Artículo solo para suscriptores