La artista elegida para representar a Israel en la prestigiosa Bienal de Venecia, Ruth Patir, se ha negado a abrir el pabellón nacional hasta que se establezca un acuerdo de alto el fuego y se liberen los rehenes en Gaza.

«Siento que se ha perdido el tiempo para el arte. Y por eso, si se me concede un escenario tan extraordinario, quiero hacerlo valer», escribió en un comunicado en Instagram para explicar por qué ella y las dos comisarias de la exposición -Tamar Margalit y Mira Lapidot- habían decidido cerrar la muestra.

Casi 9.000 personas, entre artistas y directores de museos, firmaron en febrero una petición «on line» para excluir a Israel de la Bienal de Arte, acusando al país de genocidio en Gaza durante su guerra contra Hamás. Israel rechaza cualquier acusación de genocidio y, tanto los organizadores de la Bienal como el gobierno italiano, desestimaron la petición, alegando que era vital que Israel tuviera espacio en la muestra.

La Bienal es una de las principales citas del calendario artístico internacional. La edición de este año, ‘Extranjeros por todas partes’, acogerá pabellones de 90 países diferenres entre el 20 de abril y el 24 de noviembre.

Patir, cuya obra para Venecia incluye vídeos de antiguas estatuas de la fertilidad como comentario sobre el papel de la mujer, fue elegida el año pasado para representar a Israel por un jurado de profesionales de las artes nombrado por el Ministerio de Cultura del país. La exposición de fue financiada parcialmente por su gobierno que, de momento, no ha realizado comentarios sobre la decisión de Patir de clausurar la muestra, según recoge Reuters.

Ofensiva

Israel se ha enfrentado a crecientes críticas por su ofensiva militar en el enclave palestino, desencadenada por un ataque perpetrado el 7 de octubre por militantes de Hamás, que mataron a unas 1.200 personas y tomaron 253 rehenes, según el recuento israelí.

Algunos rehenes fueron liberados en una tregua en noviembre, pero más de 130 siguen en paradero desconocido y los esfuerzos por conseguir un nuevo acuerdo de alto el fuego han fracasado. Más de 33.000 palestinos, en su mayoría civiles, han muerto a manos de Israel en la guerra, según los médicos de Gaza. Patir escribió que se oponía a los boicots culturales, pero dijo: «Prefiero alzar mi voz con la de quienes gritan alto el fuego ya, que devuelvan a la gente de su cautiverio. No podemos soportarlo más».