El Rey Felipe VI ha inaugurado este martes la exposición ‘100 años de Eduardo Chillida con la Colección Telefónica’, que reúne en el museo Chillida Leku de Hernani (Guipúzcoa) una selección de diez piezas del escultor que forman parte del patrimonio de Telefónica. La exposición, que se abre al público este miércoles y podrá visitarse hasta el 13 de octubre, se completa con otras piezas de los años 1990 y 2000 y se desarrolla en el interior de Chillida Leku, abarcando la totalidad del caserío Zabalaga, su punto neurálgico, lugar que marca el inicio de una nueva etapa de grandes cambios y madurez del artista.

En el acto inaugural, Felipe VI ha sido recibido este mediodía en el museo de Hernani por la familia Chillida, antes de tomar parte, junto al alcalde de San Sebastián, Eneko Goia, el ministro de la delegada del Gobierno central en Euskadi, Marisol Garmendia, el ministro de Política Territorial, Ángel Víctor Torres, y otras autoridades, así como al presidente ejecutivo de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, en la inauguración de esta muestra.

En el evento también han tomado parte el presidente de la Fundación Eduardo Chillida-Pilar Belzunce, Luis Chillida, la directora de Chillida Leku, Mireia Massagé, el director general de Telefónica, Luis Prendes, y la diputada de Movilidad de Movilidad de Guipúzcoa, Azahara Domínguez.

Masagé ha destacado que ésta es una muestra «muy especial», al tiempo que ha destacado el «compromiso de Telefónica con los artistas españoles», y recoge diez esculturas del total de 16 que la compañía tiene del artista vasco, en «interacción» con Chillida Leku. La directora del museo ha destacado la «relación entre la obra, espacio y visitante» en esta exposición que invita a «descubrir un Chillida desconocido» y que se acompaña de actividades paralelas y un catálogo editado por La Fábrica.


El alcalde de San Sebastián, Eneko Goia; la delegada del Gobierno en el País Vasco, Cristina Garmendia; el ministro de Política Territorial y Memoria Democrática, Ángel Víctor Torres; el Rey Felipe VI; el presidente de la Fundación Chillida Belzunce, Luis Chillida y el presidente ejecutivo de Telefónica, José María Álvarez-Pallete


EP

Por su parte, Domínguez ha subrayado que la obra de Chillida es «un símbolo comparable a la bahía de la Concha para San Sebastián». «Es icono y seña de identidad», ha incidido, para subrayar, a continuación, el papel de Chillida como «embajador» de Guipúzcoa, ya que su legado ha puesto a este Territorio «en el mundo».

Prendes, por su parte, ha señalado que esta exposición es «singular y absolutamente única». Tras afirmar que la muestra reúne «lo mejor» que Fundación Telefónica tiene de Chillida, ha señalado que «este es un año muy especial» también para la compañía de telecomunicaciones, ya que cumple «cien años repletos de luces y algunas sombras, de héroes y heroínas».

Luis Chillida ha aplaudido este «proyecto tan bonito» de «vuelta a casa» de estas obras, que ya estuvieron en Chillida Leku con motivo de la muestra que se organizó en homenaje a Eduardo Chillida tras su muerte en 2002 un año después, pero que ahora vuelven al museo en «su esplendor».

Asimismo, ha subrayado que esta exposición tiene «algo de su padre, Eduardo Chillida, y de su madre, Pilar Belzunce«, ya que, por un lado «se une la parte emocional de ver la vuelta a casa de estas obras al caserío Zabalaga, ya rehabilitado», lo cual le «maravillaría» al artista; y, por otro, permite «liberar a otras obras para que salgan del museo y viajen a otros lugares», lo cual ha asegurado le hubiera gustado a su madre.