Duizeide es timonel y periodista cultural Foto Fabiana di Luca
Duizeide es timonel y periodista cultural. Foto: Fabiana di Luca.

El astro de fútbol argentino Diego Maradona y el poeta, novelista y cineasta Pier Paoolo Pasolini son los personajes disímiles que conversan en “La muerte de Europa”, el nuevo libro de Juan Bautista Duizeide que enfoca la violencia que somete a los seres humanos, el lenguaje que los manipula y las posibilidades de comunicación, incluso entre los seres más opuestos.  

“Todo está gobernado por la brutalidad”, enuncia uno de los epígrafes, una frase de Diego Maradona extraída de la conferencia de prensa en la que fue presentado como director técnico de Gimnasia y Esgrima de La Plata en  2019. “Pero la paz no siempre es mejor que la guerra. En una paz dominada por el poder, se puede protestar por no querer existir”, completa Pasolini.

“Pero, ¿cómo no violentar las palabras? ¿Cómo no ser violado por ellas?”, se pregunta el narrador del texto, enfrentado a dos personajes innominados que conversan en medio de un ambiente despojado y, a la vez, cargado de acotaciones escénicas, referencias literarias, cinematográficas e incluso operísticas y también al espectáculo del fútbol y a la técnica del deporte.

Juan Bautista Duizeide nació en Mar del Plata en 1964, vive en una isla de Tigre. Fue piloto de la marina mercante pero luego se dedicó al periodismo cultural. Publicó “La canción del naufragio” (novelas); “Contra la corriente” (cuentos); “Alrededor de Haroldo Conti”,(ensayos) y compiló la antología “Cuentos de navegantes”, para la cual tradujo cuentos de Robert Louis Stevenson, Guy de Maupassant, Stephen Crane y Anatole France.

El autor inici su historia a partir de un sueo tars or la conferencia deprensa de Maradona cuando asumi como director tcnico de Gimnasia Foto Fabiana di Luca
El autor inició su historia a partir de un sueño, tars oír la conferencia deprensa de Maradona cuando asumió como director técnico de Gimnasia. Foto: Fabiana di Luca.

Sobre la génesis de su libro inclasificable que publicó Caterva en su corrección Narrativa y la denuncia que ambos denunciaron en muy diversas épocas como punto de coincidencia conversó el autor con Télam. A continuación los principales tramos de la charla. 

-Télam: Se entiende la vigencia de la figura de Diego Maradona, que sigue presente en la memoria de los argentinos, pero ¿Cuál es la que tiene Pier Paolo Pasolini, quien murió asesinado en 1975?

– Juan Bautista Duizeide: Es interesante el planteo sobre todo en contraste con la actualidad de Maradona, que excede la figura de un futbolista y es un mito de fines del siglo XX y de inicios del siglo XXI.

Pasolini, uno podría pensar que es un gran desconocido para nuestra época, incluso para los sectores ilustrados. Pero a mí lo que me interesa es la gran paradoja de que, en cierto modo, es un escritor y un cineasta desaparecido, no solo porque fue asesinado, sino porque fue un poco corrido del centro del debate que en vida, ocupó y, sin embargo, me parece que hay toda una serie de señalamientos que hizo acerca de las violencias y de las formas de dominación que, al menos para nosotros en la periferia a fines de los años 60 o inicios de los 70 cuando él muy apasionadamente las denunciaba nos quedaba sumamente lejos y hoy son pertinentes. Por entonces, ese mundo de dominio por la división por la fragmentación y por el consumo. era una etapa del capitalismo que no había llegado acá. Ahora tiene mucha más actualidad.

-T.: Hace poco contaste que la historia de “La muerte de Europa” surgió como un sueño, una especie de resto diurno a partir de una conferencia de prensa de Maradona. 

-J. B. D.: Si. Soy un soñador tenaz y enrevesado. Tengo la costumbre de contar mis sueños pero jamás había escrito algo relacionado con uno. Pero después después de la conferencia de prensa de Maradona en su asunción como DT de Gimnasia que escuché mientras hacía unos trabajos en mi casa de Berisso con la radio de fondo. Me empezó a llamar mucho la atención por el nivel de deterioro mental y lingüístico de un tipo que era sumamente inteligente y de una velocidad de respuesta del nivel del ingenio y en ese momento no podía articular las palabras. Pero más que el deterioro me conmovió y me fastidió que quienes lo rodeaban hacían como si todo estuviera bien.

Eso generó el sueño, que nació en una habitación, medio oscuras desde un rincón veía en el otro extremo la ventana iluminada a medias por la luz de afuera y dos personas que hablaban y yo no sabía quienes eran. Después entendí que eran Maradona y Pasolini aunque no podía comprender qué idioma hablaban. 

-T.: Esa ininteligibilidad de la conversación se trasladó al texto ya que los diálogos son fragmentarios…

-J.B.D.:  Sí, a mí me interesó jugar con las posibilidades de ese recurso llamado anacoluto, que es la interrupción brusca de la sintaxis y la frase que queda como colgando en el precipicio. Por un lado es muy expresivo, Me servía para generar una tensión insoportable.También era una manera de aludir a la dificultad de Maradona para hablar y también para poner en cuestión la posibilidad de un diálogo entre esos dos personajes por un lado tan lejanos y por el otro, cercanos. Me parecía incluso que había un tipo de musicalidad especial también en ese recurso tan repetido de que se cortara la conversación y pareciese que estaban hablando de cosas distintas pero, uno podía intuir que hablaban de lo mismo.

La muerte de Europa
La muerte de Europa.

-T.: En primera instancia pareciera que no hay puntos en común entre Maradona y Pasolini, como si se tratase de un diálogo de opuestos.

– J.B.D.: A mí me parece que suceden las dos cosas. Tienen muchísimas cosas en común y también muchísimas cosas opuestas. Pasolini era un intelectual y un artista muy refinado de un centro cultural del mundo con una historia detrás y Maradona era un muchacho, que se va a hacer el mejor futbolista del mundo, después de una infancia no diría lumpenizada pero si una infancia de clase trabajadora pobre. Hay una diferencia de extracción muy fuerte.

Sin embargo, creo que hay algo que tiene que ver con la tercermundista que los une a Pasolini y a Maradona. El italiano tenía el mito del sur proletario que para él estaba un poco virgen de una serie de terminaciones del capitalismo. Él ha ido a filmar a África, planeaba hacerlo  también en América. Se conmovió mucha en el Festival de Cine de Mar del Plata al que vino junto a María Callas con la “Crónica de un niño solo” de Leonardo Favio y quién vio su cine se da cuenta, no solamente por los sujetos que ese cine privilegia sino también por las formas que asume que su narrativa, es más parecido al de Favio o de Glauber Rocha que al neorrealismo italiano donde él se inició.

Además Pasolini adoraba el fútbol. Ell tenía una teoría muy conocida en la que hablaba del fútbol de prosa y fútbol de poesía y Maradona no cabe duda que ha sido el más grande futbolista poeta de todos los tiempos.

Pier Paolo Pasolini
Pier Paolo Pasolini.

-T.: La estructura del texto tiene mucho que ver con el cine, si bien uno podría pensar también en el teatro del absurdo por la anomia de esos dos personajes. El  texto podría leerse casi como un guión de cine.

-J.B.D.: Me parece que decís bien “casi” porque siento que un guión de cine, más allá de esta ilusión de Hollywood del guión de hierro en el que ya todo está perfectamente especificado, es un texto que tiende a la incompletitud porque se va a realizar artísticamente en otra parte que es en el rodaje y en el montaje de la película. Este texto pretende una completud y es infilmable. Pero creo que lo que lo aproxima al cine más allá de cierto imaginario por momentos neorrealista es el recurso del montaje: en las dos partes yo usé diálogos y declaraciones de Pasolini y de Maradona, y en la segunda parte notas periodísticas de la época, textos que yo mismo escribí, dispuestos de un modo diferente, en otro orden. Creo que el principio constructivo del libro es el montaje, que también funciona en el cine.

-T.: Otro principio vertebrador o eje del texto es la violencia. Desde el comienzo mismo con dos textuales, uno de Maradona y otro de Pasolini que denuncian la “brutalidad”. 
-J.B.D.: A mí me interesaba estudiar la violencia en dos planos porque siento que si no, no funcionaría. Se habla de las violencias. Creo que toda violencia política, que no hay ninguna violencia, que no sea política y para poder dar cuenta de ellas era necesario también violentar el lenguaje. Un lenguaje que también nos violenta a nosotros y eso está tematizado. Es un lenguaje que nos violenta a nosotros. esa es mi lectura y los lectores pueden no coincidir pero para mí es un texto acerca de del lenguaje y sus posibilidades y de la violencia porque todo lenguaje tienen sus violencias.

El ltimo Maradona DT de Gimnasia
El último Maradona, DT de Gimnasia.

-T.: Cómo se alinea este texto con tu obra anterior, mucho más centrada en el mar y las cuestiones de navegación y a la vez en los ídolos populares, ya que te ocupaste de Chatly García, Federico Moura y Luis Alberto Spinetta. 

-J.B.D.: Siempre defendí la idea de que los asuntos sobre los que uno escribe son diferentes de los temas. Conrad se enojaba cuando le decían que escribía sobre los barcos y decía que él escribía sobre la humanidad. Creo que anteriormente escribí sobre barcos porque es un ambiente que viví y no es un tema que tengo que investigar. Pero de alguna manera, siempre me interesó escribir sobre la violencia.

-T.: Esta idea de montaje cinematográfico también está en la estructura del texto que tiene una parte de narrativa y otra que denominás “Corolarios” con fragmentos de distintos discursos periodísticos, diferentes voces más o menos violentas sobre Pasolini.
– Los llamé “Corolarios” a la manera de los que tiene la novela “Teorema” de Pasolini. Intenté que fuesen montajes al modo de los recortes de prensa que se incluían en muchos libros de los años 60 y 70. Los mismos que están en “El libro de Manuel” de Cortázar. Pero no quería que la inclusión fuese tan notoria. Me interesaba más que resonasen como esas conclusiones que hay en el cine clásico que después de los títulos cuentan lo que sucedió con cada uno de los personajes, cómo siguió su vida.